domingo, 10 de diciembre de 2006

Abandono azul



La escasa luz que se filtraba por las hendiduras, que el tiempo surcaba con sus afilados dientes en el techo destejado, apenas deja identificar lo que fué este ruinoso y maltrecho almacén de las abandonadas minas de fosfatos de la deprimida Aldea Moret.
El alicaído azul es la huella de su otra segunda vida que alegró las tardes noches de los jóvenes cacereños.

2 comentarios:

Oronet Commander dijo...

Una abstracción muy bonita; muy bien vista. Si la imagen da para una buena ampliación debe quedar muy chula en una pared. Enhorabuena.

dime ho dijo...

Gracias Oronet, eres como mi ángel de la guarda, acompañándome a distancia, y siempre encontrando la parte positiva de cada toma.
La verdad es que aqueña mañana en Aledea Moret fue todo un descubrimiento para mí ya que ignoraba su otrora próspera tierra minera.