sábado, 28 de noviembre de 2015

Albertina


Anochecía Viena. La niebla abrazaba una inacabable lluvia que le impedía dar los escasos pasos que le separaban de su inalcanzable Albertina.