jueves, 15 de octubre de 2009

Miedo al mar



Todos los días, sin saber el por qué, al mediodía, se introducía en el mar.
No obstante nunca pudo evitar su miedo al ondulado movimiento de su agua.

3 comentarios:

isidre santacreu dijo...

Vaya momento... La expresión de la cara, la gestualidad del cuerpo, el horizonte desaparecido... Todo rema (y rima) en la misma dirección...

gl. dijo...

yo iba a llamarte... genio!

vamos y que te lo llamo!

dime ho dijo...

Gracias Iside y gl.
A veces me sorprende encontrar comentarios a mi diario que no sean los míos (je, je). (o los de D.Eduardo y JL)
Se os agradece (aunque estos sean excesivamente exagerados).