martes, 2 de octubre de 2007

I love her



Muchas veces la relación entre el cuidador y "su chica" es tan estrecha que raya la idolatría.
Mientras, "el ilustre busto" es mudo testigo en la escena.

3 comentarios:

El Conde Crápula dijo...

Dice el refrán que el ojo del amo engorda al caballo, pero de las vacas no dice nada... ;-)

El Autor (anteriormente conocido como haydon) dijo...

Fino, fino... sutil, sutil...

No sé... me parece una "martinparrada" pero en plan asturian-way :-)

(martinparrada -> de Martin Parr)

Vamos... en otras palabras: chapeau!

dime ho dijo...

Gracias conde, hablando de caballos te dedico la foto del jueves (no la del coito principesco, je je) sino la de este jueves, 4 de Octubre.